domingo, febrero 26, 2006

Viejas minificciones

Insomne
Por la noche, la loca les ponía a sus ovejas camisones con flores verde manzana. Les cantaba ciertas canciones para que se durmieran. Pero ella nunca lograba conciliar el sueño, porque, a la hora de contar, ninguna oveja saltaba la valla.

Disfraces
Las sábanas cubren cada cosa de la casa. Cada cosa de la casa se queda, en realidad, y cada cosa de la casa se pregunta por qué insisten en disfrazarla de fantasma, si son ellos los que se convertirán en espectros de alguna u otra manera.

Tardanza
La muerte te esperó ansiosamente. Vos, que ignorabas lo que ella planeaba para tu futuro, te quedaste mirando la vidriera de un bazar viejo del centro. La muerte se cansó de esperarte y se fue maldiciendo. Perdiste tu oportunidad: ahora sólo te queda aprender a ser eterno.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Jo:
Me encantan tus cuentos breves. Sobre todo ese en el que las ovejas pueden descansar un rato. Besos.

Josefina dijo...

Gracias, Valenga, gracias.Igual, las ovejas son unas panchas.

el espacio real dijo...

...siempre es bueno leerte!!!...

cebolla dijo...

me encanta! me encanta! me encanta mucho el de la oveja, además me las imaginé y el pijama les queda bárbaro!

La Sole dijo...

No puedo evitarlo.. tengo que decir que el cuentito de las ovejitas es muy tierno.
Que lindo que la señora se haya encariñado con las ovejitas y que las cuide asi :o). Si veo una voy a intentar hacer lo mismo.. espero que me pueda despertar!